• Isabel Bermejo

SONETO AL W.C.



A AQUEL QUE, EN SOLEDAD,

AMAMOS TANTO


SONETO


Oh, tú, hermosa cadena que desatas,

-en vez de atar-, torrentes limpiadores,

que desinfectas, quitas los olores

de la feroz batalla que destapas…

Desde este noble asiento, -aunque sin patas-,

¡cuántos momentos tan liberadores

de las necesidades más innatas

y los estruendos más aterradores!

Que no hay quien se resista a tus encantos:

ni damas, ni señores, ni doncellas,

ya sean pobres, nobles, feos, bellas…

Que no hay lugar que nos iguale tanto

que este habitáculo y esta faena.

Llegado el fin, ¡tira de la cadena!




37 vistas

Entradas Recientes

Ver todo