• Isabel Bermejo

CARNE YO CALIENTE...


CARNE YO CALIENTE...


Si a un ministro se le ocurre

aconsejar menos carne,

¡es posible que se arme!


Mas, si los de otra tendencia

consideran indecencia

darse, a oscuras, «el filete»,

¿ahí no hay dimes y diretes?

Que, con un buen fuego eterno,

¡la carne también arde

en el infierno!

O al llegar carnestolenda

―anterior a la ceniza―

cuando la carne agoniza

por tres días, ¿no hay contienda?


Y es que, cuando te interesa,

todo es arma arrojadiza…

Que nunca ha dicho Garzón

que no comas chuletón,

ni un buen pollo al chilindrón,

un churrasco, un filetón…

No saques las cosas de quicio,

en temas alimenticios,

ni en el vicio y el fornicio,

que a buen entendedor

no le tiembla el tenedor…

Ay, qué cruz alguna gente…

Carne yo caliente,

y al que no le guste

que apriete los dientes.


©Isabel Bermejo

Todos los derechos reservados

6 vistas

Entradas Recientes

Ver todo