• Isabel Bermejo

ORUGA


ORUGA

La oruga, enamorada de su sombra,

dibuja un corazón de clorofila.

Pero el amor unívoco no basta.

Onanista, la sombra de la huella.

©Isabel Bermejo


Imagen: Pixabay

15 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

EL OJO

NO ESPERES