• Isabel Bermejo

LA DESTRUCCIÓN DEL MITO


LA DESTRUCCIÓN DEL MITO


Julieta ha muerto

mientras la leña

se consume.

La ventana

se cerró para siempre.

Romeo está demasiado ocupado.

Julieta se ha sentado

en una silla de madera.

A esperar.

Pasan los días.

Julieta hace la colada.

Plancha la ropa.

Anuda sus trenzas

bajo el sol.

Romeo está demasiado ocupado.

Julieta peina sus canas.

Se cortó el pelo.

Leyó Macbeth.

Quemó su ajuar.

Ya no tiene regla.

Cantó «Penélope».


No tuvo un final heroico.

No tuvo estirpe.

No tuvo nietos bastardos.

Julieta prolongó sus brazos

escuálidos y huesudos

sobre la silla de madera.

Y murió

de fibrodisplasia osificante.

Qué vulgar.



© Isabel Bermejo

Todos los derechos reservados

32 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

EL OJO

NO ESPERES