• Isabel Bermejo

CALOR


CALOR


Calor en las pupilas,

en los pechos,

en el asfalto que abrasa

las patas de los perros…


Calor de incertidumbre,

allá, en los cuerpos;

en las sombras ahogadas

de todos los secretos.


Calor en la memoria

de los amores muertos;

en la calle vacía

del final de los tiempos.


Calor…

Calor que quema calendarios,

hasta arrancar las hojas

a los días desiertos.


© Isabel Bermejo

Fotografía: Albayzin, Granada.


El poema en mi voz:


47 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

ANIMALADAS